Intel Knights Ferry es el sueño húmedo de cualquier geek

Intel Knights Ferry

Intel ha mostrado recientemente uno de sus últimos productos, al que ha denominado Knights Ferry. Es por ahora un prototipo, con lo que aún no lo podremos ver en el mercado. Sin embargo, nos muestra por dónde están yendo los fabricantes.

Empezaremos con las características técnicas de esta criatura. Con una apariencia de tarjeta gráfica (es decir, se conecta al slot PCI-Express de la placa base), Knights Ferry contiene 32 núcleos a 1.2 GHz., cada uno de los cuales es capaz de emular cuatro hilos de ejecución. En total son 128 hilos los que son visibles por el sistema operativo, todo en un formato muy reducido. Es posible que también permitan instalar varios de estos módulos en paralelo, aunque los detalles más técnicos no se han hecho públicos.

Esta bestia sirve, cómo no, para la computación masiva de datos, y más concretamente para aplicaciones y sistemas operativos que permitan aprovechar tantos núcleos simultáneamente. Es algo que se lleva moviendo desde hace varios años con productos como NVidia Tesla, y que en un sector muy específico del mercado se utiliza y mucho. Por ejemplo, en el cálculo de ciertos datos científicos o en el campo del renderizado a gran escala.

Knights Ferry es, como ya hemos dicho, un producto que se encuentra en un estado de continuo estudio y evolución, actualmente un simple prototipo. Su fecha de lanzamiento podría situarse a finales del 2010 para los primeros productos, con una fabricación más estable a lo largo de los años sucesivos.

Varios núcleos, ese es el camino a seguir

El común denominador que desde años llevan siguiendo los fabricantes es el de estudiar el campo del procesamiento en paralelo. Ya hace tiempo que disponemos de microprocesadores de varios núcleos, y los dos grandes fabricantes (Intel y AMD) siguen esta evolución.

Intel Knights Ferry

Este tipo de procesadores ofrecen una mayor potencia de cálculo al integrar varios núcleos de proceso. Aunque no es exactamente la multiplicación (es decir, un procesador de dos núcleos no es el doble de rápido que uno de un núcleo), la mejora es sustancial, más aún si las aplicaciones están programadas y preparadas para el paralelismo.

Y es precisamente este campo el que debe mejorar, y mucho. Gran cantidad de las aplicaciones de corte profesional (sobretodo las que se programan específicamente para ser ejecutadas sobre núcleos de tipo Tesla, o sobre granjas de datos) se desarrollan utilizando técnicas que permiten dividir los datos para ser ejecutados de forma paralela. El software doméstico que todos manejamos no lo está, pero en un futuro tendrá que adaptarse o el esfuerzo de las empresas de hardware habrá sido en vano.

El cómo y el cuándo es algo incierto. Hay decenas de técnicas, pero el paralelismo es un campo muy complejo y avanzado que será mejor tomar con tiempo y calma. Una vez más se vuelve a cumplir eso de que lo que entra en el mercado profesional termina llegando a los usuarios domésticos. O terminará llegando, vamos.

Vía | NordicHardware